Uso de los monederos electrónicos en mi negocio

Se puede afirmar que las tarjetas magnéticas cambiaron el mundo de los negocios. Son prácticas, baratas y ofrecen amplias soluciones. Por esta razón, los monederos electrónicos se ha vuelto muy popular en los últimos años.

Los monederos electrónicos usan tecnología muy simplificada para el usuario por lo que las aplicaciones son muy extensas. En palabras claras se trata de una tarjeta de plástico con un chip en uno de sus extremos en donde se puede llevar una cantidad de dinero determinada. Las aplicaciones son para estas herramientas son muy variadas, desde el transporte público, hasta una tarjeta para pagar en diversos establecimientos.

Entre las grandes ventajas del uso de este sistema de pago se encuentran la practicidad, pues es una tarjeta pequeña y delgada, que no se tiene que cargar con efectivo, lo cual puede ser un alivio para la seguridad de muchas personas. Incluso, muchas empresas, que otorgan prestaciones a sus trabajadores, como vales de despensa o gasolina, decidieron adoptar los monederos electrónicos para llevar un mejor control de sus gasto.

¿Qué usos tienen los monederos?

La respuesta más simple es que el monedero electrónico sirve para sustituir al dinero en efectivo y, de este modo, facilitarle al cliente o consumidor sus transacciones en cualquier lugar en el que se encuentre. Sin embargo, hay que recordar que solo podrá hacerlo en los negocios o establecimientos que posean el software indicado, propio para operar mediante monederos virtuales.  Además, sus usos no son sólo el reemplazo del dinero en efectivo o las tarjetas de crédito. Incluye funcionalidades muy propias de este tipo de tecnologías como crear enlaces de pago, la lectura de códigos QR y hasta la compra y venta de criptomonedas.

Un monedero electrónico se puede utilizar para un cliente frecuente cumule puntos por ejemplo. Un programa de lealtad siempre da buenos resultados, cuando está bien ejecutado. Sería tan fácil como agregar ‘puntos’, si es que para llamar de otra manera al dinero que se guarda en el plastico, cada que los clientes realicen una compra. Además, lo bueno de un monedero para clientes frecuentes es que aplica en casi todo tipo de negocios. Desde una cafetería hasta una tienda de accesorios automotrices, se pueden usar este sistema para crear fidelidad con sus clientes y hacer de su experiencia de compra una situación más divertida.

Otra gran idea es una tarjeta de regalo. Simplemente necesitas un monedero electrónico común y corriente. En este, los clientes recargarán la cantidad que ellos quieran, para después poder regalarlo a sus amigos o familiares. Puedes acompañarlo de una tarjeta o envoltura especial, para hacer sentir a los clientes que realmente es una ocasión extraordinaria. Esta idea puede ser aplicada en muchos negocios,

De acuerdo con LinkedIn, un monedero electrónico es un servicio de banca móvil que permite a quienes lo usan una gestión total de sus finanzas desde un dispositivo digital. Su principal característica es que funciona desde cualquier lugar, en cualquier momento y de una manera rápida y sencilla.

Asimismo, es importante destacar que los monederos electrónicos no son únicamente de uso personal, sino que grandes y medianas empresas los utilizan como principal medio de pago a sus trabajadores. Sobre todo si se ofrecen servicios en otro país o en divisas extranjeras.

Al igual que con sus trabajadores, emprendimientos y organizaciones utilizan a las billeteras digitales como canal de pago para sus clientes. Es decir, en vez de realizar una transacción en efectivo o por tarjeta de crédito, aceptan transferencias en estas cuentas. Este punto no sólo volverá a tu transacción más segura y controlada, ¡sino que aumentará tu oferta de canales de pago! Es decir, podrás conseguir más clientes.

¿Cómo funciona un monedero electrónico?

Lo primero que debes saber es que los monederos electrónicos o billeteras virtuales no están relacionadas a una entidad bancaria. Es decir que si cuentas con una tarjeta de débito que gestionas a partir de una app de tu banco de siempre.

El dinero que alojas en un monedero electrónico es totalmente independiente y es considerado un activo digital.

Normalmente el monedero electrónico funciona cuando la vinculas con una cuenta bancaria o una tarjeta que tenga activa. De este modo, te será posible realizar todas tus transacciones virtuales de forma rápida y segura desde cualquier lugar.

Por otro lado, se puede utilizar directamente como forma de pago. De hecho, las tiendas comerciales que reciben activos digitales lo que buscan es agilizar y simplificar los procesos de pago, por lo que los monederos virtuales pasan a ser grandes aliados en estos casos.

Otro aspecto que debes saber, es que para usar un monedero electrónico como corresponde, deberás tener siempre a mano algún dispositivo como smartphone, tablet u ordenador. Y en muchas ocasiones, tener conexión estable a Internet. Esta nueva tendencia es tan creciente que muchas personas del ámbito empresarial ya lo hacen parte de su vida cotidiana.

en Darhe podemos ayudarte a implementar monederos electrónicos para tu empresa, solicita más información en el enlace.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *