Los monederos electrónicos y las compras en línea

Con el paso del tiempo las personas han adoptado nuevos hábitos de consumo, por lo cual, los monederos electrónicos siguen siendo una excelente opción como uno de los mejores incentivos laborales.

El reto de la digitalización

La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) ha detectado que en los últimos años las compras en línea van en aumento.

Mientras en 2017 sólo 7.0 por ciento recurría al comercio electrónico de forma semanal, en el 2018 la cifra aumentó a 38 por ciento, con la pandemia se popularizo todavía más.

Entre las principales razones para comprar en línea están: recibir las compras a domicilio, ahorro de tiempo, encontrar más promociones y descuentos que en tienda física, facilidad de comparar precios, y encontrar productos que no están disponibles en tienda física y sobre todo la baja exposición a posibles contagios.

Un paso más allá son los “monederos digitales” que funcionan a través del celular, como sucede con Ali Pay, en China; Google Wallet en EU y PayPal, entre otros.

Retos de los monederos electrónicos

La capacidad de realizar compras depende de la red de cobertura que tenga la empresa emisora de monederos electrónicos y si los negocios afiliados cuentan con esta opción de compra.  

En tanto, para que tecnología como los “monederos digitales” comiencen a operar aún se deben estandarizar ciertas operaciones.

Para que funcione este método de pago las instituciones financieras deben aprobar un sistema para digitalizar las tarjetas, de tal forma que aparezcan en el celular y con sólo acercarlo a la Terminal Punto de Venta (TPV) se realice el pago.

Otro de los retos es la seguridad, la cual depende principalmente de las plataformas digitales que brinden mecanismos de prevención de fraude, así como información de cada movimiento que se realice o autorice, con el fin de que empresa y empleado tengan la certeza del uso de sus recursos.

Contáctanos y te asesoramos sobre las mejores prácticas para implementar este tipo de incentivos laborales.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *